Deglución
Gavinete Deglución

Deglucion

DEGLUCIÓN ATÍPICA O INFANTIL

¿Mastica con la boca abierta? ¿Traga empujando la lengua contra los dientes? ¿Hay un hueco entre los dientes que genera una forma de la dentadura inapropiada?

La presión de la lengua en el paladar y los labios cerrados se encarga de dar la forma natural a  nuestra dentadura y asegura una deglución correcta. En el momento que la lengua se adelanta entre los dientes o contra ellos y los labios pierden fuerza y sellado aparecen malformaciones que modifican la masticación, la deglución y en muchos casos la respiración que pasa de ser nasal a ser oral. La prevalencia de estas características en el tiempo genera una pérdida de fuerza muscular en toda la boca pudiendo generar dificultades para producir sonidos del habla como la /s/ o la /ch/.  Si los padres, en la revisión dental o el pediatra detectan esta deglución atípica es necesario comenzar un aprendizaje de la deglución, la correcta posición de los órganos bucales y adecuar la tonicidad de los músculos antes las nuevas exigencias que se traducirán en una mejor de la dentición, masticación, deglución, la respiración y habla.

RESPIRADOR BUCAL

¿Por qué respira una persona por la boca y no por la nariz?

Esto puede deberse a múltiples causas orgánicas como la presencia de vegetaciones, estrechamiento de las coanas situadas en la nariz, hipertrofia de cornetes, hipertrofia amigdalar o la desviación del tabique.

Muchas veces, una vez solucionado el problema orgánico, el hábito de respirar por la boca continúa.

Existen una serie de signos y síntomas que fácilmente nos indican la presencia de una respiración bucal:

  • Tos seca
  • Tos nocturna
  • Posturas corporales atípicas (cuello en hiperextensión)
  • Paladar ojival
  • Lengua y labios hipotónicos
  • Olfato alterado
  • Habla imprecisa
  • Disfonías frecuentes debidas a infecciones
  • Babeo
  • Deglución atípica

Solemos percibir que duerme con la boca abierta o que boca se encuentra frecuentemente en posición abierta.

¿Qué hacer?

Necesitaremos de rehabilitación logopédica en instauración de una respiración nasal, así como en la reeducación de la deglución atípica en caso de que esta se dé y en la superación de las dificultades de articulación en fonemas como S, CH, F, D, L, N, P, B Y M que pueden darse derivadas de una respiración bucal continuada.

DISFAGIA

Las alteraciones de la deglución no se están tomando en serio por los profesionales en general. Sin embargo son tan importantes, que si no se corrigen adecuadamente se puede correr un riesgo vital.

La manifestación clínica es la disfagia o dificultad para tragar.

En los adultos, la deglución se va haciendo más lenta con el paso de los años, apareciendo los atragantamientos con la ingesta de líquidos.

En los niños, las transiciones de una textura a otra y la necesidad de una buena habilidad de los músculos orales, pueden ocasionar el paso del alimento a la vía aérea, originando patologías en el área pulmonar, nasal o auditiva.

CLÍNICA

  • Tos con la ingesta de los alimentos (principalmente con los líquidos).
  • Retraso en los percentiles del peso.
  • Agotamiento durante la alimentación, toma sólo los primeros 20 a 30 cc del
  • biberón.
  • Alteraciones respiratorias por ejemplo aumento de las secreciones bronquiales
  • Alteraciones en la respiración, en la proporción, inspiración-espiración.

DISGLOSIA

La disglosia es cualquier malformación en los órganos periféricos del habla que afecte a la producción de los sonidos.

Según qué órgano se encuentre afectado podemos hablar de:

1. Disglosias labiales: debidas a la alteración de la forma, movilidad, fuerza o consistencia de los labios. Pueden ser debidas a la presencia de:

  • Labio leporino: malformación congénita del labio superior.
  • Alteraciones en el frenillo labial superior: si existe hipertrofia habrá una dificultad para mover el labio lo que causará dificultad en la articulación de los fonemas /p/, /b/, /m/, /u/
  • Fisuras del labio inferior
  • Heridas labiales etc.

2. Disglosias mandibulares: en ellas el trastorno de la articulación se debe a alteraciones en uno o ambos maxilares. Puede verse influenciada por un hábito de chuparse el dedo o por un largo periodo de uso del chupete.

3. Disglosias dentales: debidas a la alteración de la forma o posición de las piezas dentarias. Puede estar asociada a factores hereditarios, desequilibrios hormonales, alimentarios, ortodoncias, prótesis, etc.

4. Disglosias linguales: se trata de alteraciones en la articulación de los fonemas debidas a la rapidez, exactitud y sincronismo de los movimientos de la lengua. Algunos ejemplos son:

  • Anquiloglosia / frenillo corto: suele provocar rotacismo (incapacidad para pronunciar el sonido “rr”)
  • Glosectomía: expiración total o parcial de la lengua.
  • Macroglosia: aumento desmesurado del tamaño de la lengua.

5. Disglosias palatales: alteraciones en la articulación de los fonemas debidas a malformaciones del paladar óseo y del velo del paladar. Pueden asociarse a:

  • Golpe de glotis. Sustitución de los fonemas /p/, /t/, /k/, /b/, /d/, /g/ por un pequeño ruido con o sin vibración.
  • Soplo nasal. Escape de aire por la nariz, durante la emisión de las palabras, produciendo una alteración de todos los fonemas, excepto de los nasales.
  • Rinofonía. Obstrucción nasal e insuficiencia del velo palatino.
  • Fisura submucosa del paladar. Malformación congénita por la que el paladar óseo no se ha unido en la línea media, pero sí la mucosa que la recubre.

Consejos. Necesidad de logopedia en la disglosia.

En el caso de las disglosias, ya que estas se asocian a alteraciones orgánicas y no funcionales, resulta necesario que la persona que las presenta recurra a un logopeda para superar sus dificultades de articulación puesto que éstas nunca van a remitir sin la ayuda de un especialista. Necesitaremos además de un tratamiento diferenciado del que se emplea en el caso de las alteraciones funcionales y cobrará un papel importante el uso de terapia miofuncional.

Debemos darnos cuenta de que, en muchos casos, pueden existir alteraciones orgánicas que impidan la correcta articulación de los fonemas, para prevenir repercusiones futuras, es necesario detectarlas de forma temprana y determinar de este modo su origen y tratamiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.