Lenguaje
Gabinete Lenguaje

Lenguaje

DIFICULTAD PARA LA ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE

A partir de los dos años de edad los niños ya han de contar con un vocabulario mínimo que les permita expresarse oralmente, pidiendo cosas o llamando a los adultos para compartir imágenes. Una vez adquiridas las primeras palabras, se comienzan a combinar unas con otras para ir realizando frases cada vez más largas hasta llegar al dominio del lenguaje.

El lenguaje es una herramienta de comunicación muy compleja y si no se encajan bien todos los eslabones, el resto de los eslabones posteriores van a  estar desajustados. Por eso es importante estar muy atento al desarrollo del lenguaje de los niños en las edades más tempranas ya que si se detecta un habla tardía, dificultad para formar oraciones o producir palabras es de gran importancia comenzar la estimulación del lenguaje entre un especialista y sus familiares lo antes posible.

Algunos consejos para la estimulación del lenguaje serían:  hablar con frases sencillas y una entonación exagerada,  no responder por el niño, darle tiempo y dejar que se exprese, reforzar sus progresos y dar sentido a sus verbalizaciones entre otras.

AFASIA

Trastorno posterior a un accidente cardiovascular o lesión cerebral

Conocemos como afasia la alteración del lenguaje expresivo y/o receptivo a causa de una lesión cerebral.

La afasia se produce por lesiones en las áreas cerebrales encargadas del lenguaje. Las causas que con mayor frecuencia provocan lesiones en el cerebro son:

  • ACV (accidentes cardiovasculares), ictus o infartos cerebrales.
  • Traumatismos cráneo-encefálicos.
  • Tumores, demencias, procesos infecciosos, intoxicaciones, etc.

El ictus, también conocido como: ataque cerebral, apoplejía, embolia, infarto o hemorragia cerebral, es la causa más frecuente de afasia.

¿Qué hacer si uno de nuestros familiares tiene problemas de expresión o recepción lingüística tras una lesión cerebral?

Es importante acudir de forma temprana a un logopeda ya que cuanto antes realicemos una evaluación y elaboremos un programa de intervención más posibilidades habrá de recuperación.

El grado de recuperación variará en función de diferentes aspectos como la severidad de la lesión, la edad del paciente o el entorno familiar. No obstante, es importante siempre que le demos nuestro apoyo y actuemos de forma temprana, esa será la clave para una mayor eficacia en la intervención.

DIFICULTADES DE COMPRENSIÓN LECTORA

Si observamos que a menudo nuestro hijo o hija no entiende lo que lee o tiene dificultades para comprender con éxito textos académicos o narraciones, puede que necesite mejorar sus habilidades de comprensión lectora.

Las dificultades de comprensión lectora pueden aparecer junto con un déficit en la decodificación fluida de la lectura o no estarlo, puede ocurrir que nuestro hijo o hija lea de forma fluida y no comprenda lo que lee.

Una baja comprensión lectora puede hacer que el niño se sienta confuso respecto a lo que la tarea le demanda, que exista un vocabulario reducido, escasos conocimientos previos, una baja autoestima e inseguridad o una escasa motivación en la tarea.

Es por eso que debemos de enseñarle las estrategias necesarias para hacer de la lectura un proceso activo. De este modo, al utilizar estas estrategias, lograremos la comprensión lectora y por tanto el desarrollo sus capacidades cognitivas y la mejora del acceso al aprendizaje.

DISGRAFÍA Y DISORTOGRAFÍA

La disgrafia es un trastorno de la escritura que afecta a la forma o el contenido de la palabra escrita.

La disortografía es una dificultad en la escritura que se expresa en un déficit en la ortografía que normalmente que puede ir asociada a trastornos lectores.

¿Cómo puedo detectar si mi hijo/a presenta disgrafía o disortografía?

Pasados los 6-7 años e iniciado el periodo de aprendizaje lectoescritor pueden darse una serie de signos que nos alerten de alguna de estas dificultades.

En el caso de la disgrafia debemos alertarnos si encontramos la presencia de:

  • Postura corporal inadecuada mientras escribe
  • Soporte incorrecto del instrumento (lápiz, bolígrafo, etc.)
  • Mala prensión del mismo
  • Velocidad inadecuada (excesivamente rápida o lenta)
  • Tamaño inadecuado (excesivamente grande o pequeño)
  • Letras inclinadas
  • Letras deformes o irreconocibles
  • Presencia de un espacio grande o reducido entre letras
  • Enlaces indebidos entre grafemas
  • Cualquier otra alteración que dificulte su legibilidad

En el caso de la disortografía existen distintos niveles de gravedad. Algunos de los  síntomas de alerta que podemos encontrar son los siguientes:

  • Omisión o confusión de artículos
  • Mal uso de los plurales
  • Falta de acentos o mala colocación
  • Faltas de ortografía debidas a incumplimiento o desconocimiento de las reglas ortográficas.

Se considera grave cuando las dificultades se asocian a alteraciones de la correspondencia fonema-grafema o cuando aparecen cambios en el orden de sílabas, palabras o sustituciones de las mismas.

DISLEXIA

¿Rechaza la escritura y la lectura?

¿Durante la lectura observa inversiones de sílaba  “es” por “se”?

¿Al deletrear una palabra confunde letras?

¿Ante la actividad de leer observamos un ritmo severamente lento y un esfuerzo máximo?

La dislexia supone una dificultad en la lectura que en la mayoría de los casos se refleja también en la escritura. Esta dificultad genera altos niveles de estrés y baja de autoestima en los niños ya que el aprendizaje escolar se basa en la lectoescritura.

En el momento que se adquiere la escritura, a partir de los 5 años, es importante observar el desarrollo de la lectoescritura ya que a partir de los 5 años si se observan dificultades es el mejor momento de realizar una intervención logopédica, cuanto más temprana sea mayor eficacia.  La intervención irá dirigida tanto a lectura como a escritura y en combinación con los padres que deberán reforzar la intervención desde casa para asegurar el refuerzo del niño, aumentar su autoestima y fomentar el desarrollo de la lectoescritura.

En casa se trabaja de forma más lúdica como jugar al  deletreo y adivinar la palabra, decir palabras al revés o  nombrar la letra según el sonido entre otras. Sobre todo es importante fomentar la autoestima del niño, documentar sus logros de forma que los observe de forma objetiva y generar  motivación por las actividades y el aprendizaje.

PROBLEMAS DE APRENDIZAJE

¿Qué son los problemas de aprendizaje?

Son aquellos que afectan en el aprendizaje y uso de determinadas destrezas por parte de una persona. Las destrezas que con mayor frecuencia pueden verse afectadas son: lectura, ortografía, escuchar, hablar, razonar, y matemática.

Estos problemas perduran durante el desarrollo del individuo, pero, con la ayuda adecuada, los niños con problemas de aprendizaje pueden progresar mucho si se les enseña cómo superar sus dificultades y de esta forma llegar a aprender con éxito.

¿Cómo podemos detectar un problema de aprendizaje?

Cuando el niño o niña tiene un problema de aprendizaje podemos encontrarnos con alguno de estos síntomas:

  • Problemas en el aprendizaje del alfabeto, en la correspondencia del sonido y el grafema
  • Dificultades a la hora de leer, repetir y detenerse a menudo
  • No comprender lo que lee
  • Dificultades para deletrear
  • Dificultad para expresarse de forma escrita
  • Dificultad para razonar o expresar un razonamiento
  • Problemas a la hora de comprender lo que se le explica
  • Problemas en la comprensión de enunciados matemáticos
  • Dificultad a la hora de decidir las operaciones necesarias para resolver un problema matemático
  • Problemas a la hora de integrar los nuevos contenidos con los ya aprendidos
  • Vocabulario reducido

Si el niño o niña encuentra dificultades en alguna de estas destrezas, debemos de poner a su disposición las ayudas necesarias para que tenga lugar un aprendizaje efectivo y pueda superar con éxito los retos que se le plantean de una forma autónoma.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.